comprar camiseta de rugby mexico

Está enfadada. Con James, por supuesto, pero sobre todo consigo misma. Intercambian un par de besos en la mejilla. Por lo menos ya no llueve. Se baja del taxi cuando todavía faltan doscientos metros para Saint Pancras, porque no aguanta más el tráfico y necesita respirar aire fresco.